El pasaje a los playoffs 2016 luce reservado para equipos “ricos”

[ 27 Aug, 2016 | No Comments | 220 Views ]

image_content_7120179_20160826203445

SANTO DOMINGO. Los Rays llegaron a la Serie Mundial en 2008 con la penúltima nómina en las Grandes Ligas entre los 30 equipos, los Marlins la ganaron con la 25 en 2003, y los Reales disputaron el campeonato de 2014 con la 18.

En 2016, salvo que los Indios completen la gran temporada que han jugado, luce poco probable que los equipos “humildes” del moneyball tengan una presencia significativa en la postemporada.

De los seis elencos que entraron a la jornada del viernes con plazas para los playoffs en la Liga Americana cinco figuran entre las 15 nóminas más altas de la MLB. En la Nacional, los cinco con pasajes más allá del partido 162 están entre las primeras 10 plantillas más costosas.

Las hazañas de Tampa, Miami y Kansas City mencionadas en el primer párrafo son excepciones de la regla que suelen crear una imagen de que una buena ingeniería de béisbol garantiza más triunfos que talonarios voluminosos.

Desde que inició el siglo actual, solo esos Marlins de Luis Castillo, Iván Rodríguez y Miguel Cabrera comenzando a gatear han ganado el Clásico de Octubre con una nómina por debajo de las primeras 15.

Liga de ricos

Los Dodgers, que no ganan la Serie Mundial desde 1988, comenzaron el año con la nómina más alta (US$266,2 millones) y, a pesar de la baja de Clayton Kershaw (el pelotero mejor pagado de 2016), son punteros en el Oeste del Viejo Circuiton a costa de sus ricos vecinos californianos, Gigantes, que tienen la séptima plantilla más alta (US$179 millones).

Los Cachorros (quintos en salarios, con US$181 millones) dominan tan claro la Central que no imprimen boletas para los playoffs, porque no saben con quién jugarán. Los Nacionales (décimos con US$161 millones) juegan sin presión en el Este.

Los puestos del wild card en el circuito nacido en 1876 también están en manos de miembros del top 10. Los Gigantes y Cardenales (novenos con US$166 millones) jugarían el partido a muerte súbita del cinco de octubre si todo terminara como hasta la fecha.

En la Americana, si bien se baila más pegado, es una lucha entre organizaciones que dispusieron sus enormes flujos de caja gracias a los contratos televisivos para perseguir la corona.

Medias Rojas (tercer plantel en presupuesto con US$213 millones) llegaron al viernes igualados en la punta del Este con los Azulejos (11 con US$156 millones).

En el Oeste Texas (octavos en pagos con US$167 millones) tiene una gabela de 7.5 juegos sobre otro inversionista compulsivo como Seattle (13 con US$147 millones).

Los Indios, únicos fuera del top 15 en desembolsos en puestos de playoffs, rompen el patrón en esa carrera, y siguen mirando al resto desde arriba en la Central. Para encontrar la tropa que dirige Terry Francona entre los escalones de pagos hay que llegar hasta el lugar 20, con US$110 millones, casi lo mismo que están pagando los Dodgers a jugadores en la lista de lesionados.

Sin embargo, los ricos Tigres (cuartos en pagos con US$204 millones) no quitan la mirada a la Tribu, y cuando restan 34 partidos, están a cuatro y medio en una lucha que puede definirse con fotofinish. Detroit jugaría el cuatro de octubre por el comodín con Baltimore (12 con US$154 millones). NPerez@diariolibre.com

¿Es una inversión rentable?
¿Es una inversión rentable?

La única novena dentro del top 15 de pagos que luce “fuera” de la pelea es la de los Angelinos de Los Ángeles en Anaheim. El club rojo californiano tiene el sexto “payroll” más alto con US$179 millones, pero se ubica a 20.5 juegos en el Oeste y a 16 en el wild card, con 54-73. De ese monto hay US$26 millones que hay que pagarle a Josh Hamilton, a quien cambiaron a los Rangers.

Dime Que Opina: